martes, 15 de noviembre de 2011

Escarabajos: El Deseo Primitivo

Hemos visto en nuestra clase de Psicoanálisis la película "El Desayuno Desnudo" (The Naked Lunch, 1990) y he entrado en conflicto por las imágenes que muestra el filme.


Hablamos de un escritor, el heredero de la fortuna de maquinas de escribir Olivetti, que ha abandonado la fortuna de su padre para probar suerte en el mundo de la escritura. Busca entonces mejorar su arte ayudándose de varios estupefacientes hasta el punto de delirar. Pero, ¿qué le significan estas visiones?

En lo personal, como escritor aficionado, he ha dado curiosidad porque he introyectado la imagen que muestra la película sobre lo que el personaje le significan las máquinas de escribir. Él las ve como si fueran escarabajos gigantes que le hablan sobre una conspiración mundial, escribiendo reportes detallados para desenmascarar a los agentes enemigos. Después de un rato, las mismas máquinas de escribir resultan ser droga, que lo ayudan a escapar de la realidad.


Cuando el personaje empieza a vivir dentro del delirio inducido por las drogas (con la esperanza de mitigar un deseo homosexual latente) comparte su máquina-de-escribir/escarabajo con otras personas, mientras huye de los extraños comandos del insecto que lo obligan a matar y fornicar con personas que "son agentes enemigos y peligrosos".


Gracias a un análisis sobre el simbolismo de la película, he podido detectar (con mucho trabajo por mi resistencia e identificación con el personaje) que la máquina de escribir es una representación del deseo primario o primitivo que nos habita a todos, que se ha transformado ahora en lógica.


¿Por qué me he resistido tanto a la idea del deseo primario? ¿Es porque lo ocupo para evadirme de la realidad al igual que el personaje del filme? ¿Es por eso que me identifico tanto con él y el conflicto es tan grande que me he cegado a ésto? ¿Qué es lo que me habita?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada